“…La Santa Imagen es trasladada a la casa de Doña Ana Matos.

Por muerte de Rosendo Oramas, y por los atrasos de su estancia, vino a quedar la capilla de la Virgen casi en despoblado aunque el negrito Manuel nunca la desamparó. El era el que cuidaba de su limpieza y aseo, y de buscar de tener siempre velas encendidas ante su Sagrada Imagen. Como eran tan continuos los prodigios que, se experimentaban, era también incesante el concurso de la gente que venía de lejos en romerías a visitar la Imagen de Nuestra Señora. Padecían los peregrinos algún desconsuelo por no haber en aquel paraje casa ni rancho donde poderse hospedar y frecuentar las visitas. Deseosa de remediar esta necesidad, y ansiosa de que se aumentasen los cultos a la Purísima Madre, cierta señora llamada doña Ana Matos, viuda que era del Sargento Mayor D. Marcos de Sequeyra, pidió al heredero de dicho Rosendo (que ya había muerto) , llamado el maestro Juan Oramas, Cura Párroco que fue de la Iglesia Catedral le Buenos Aires, le concediese dicha imagen, asegurándole la cuidaría y le haría capilla en su estancia, que estaba más cerca de Buenos Aires, y como cuatro o cinco cuadras de donde está hoy la iglesia.

No tuvo mucha dificultad en condescender a la propuesta el maestro Oramas porque se persuadía que los concurrentes a la Capilla le robaban el ganado de la estancia, y dicha Señora Doña Ana correspondió agradecida en darle alguna gratificación, no menos de doscientos pesos. Llevóse, pues, la Santa Imagen a su casa, colocóla en cuarto decente con ánimo de edificarle en breve capilla pública. Pero al día siguiente advirtió, no sin susto, que no estaba la Imagen en donde la había dejado el día antes, ni apareció en toda la casa, por más que la buscó. Afligida con este cuidado le vino el pensamiento si la Virgen habría vuelto a su antigua capilla de Oramas; hizo diligencia para averiguarlo y halló ser así como lo había pensado. Volvió por ella por segunda. vez y por segunda vez volvió a faltar de su casa y a encontrarse en la primera capilla sin recurso alguno humano.
Se vuelve a traer procesionalmente la imagen.

Desconsolada Doña Ana con tan extraña novedad, ya no se atrevió a llevarla por tercera vez porque discurrió sucedería lo mismo que las dos anteriores, y por otra parte, temió castigase la Virgen su porfía, cuando a su parecer le daba a entender que no gustaba estar en su casa. No obstante, movida de luz superior, tomó la acertada resolución de participar esta novedad a entrambos Cabildos eclesiástico y secular de Buenos Aires. Ya para entonces era famosa en esta ciudad la imagen de Nuestra Señora de Luján, por los repetidos milagros que contaban los que en sus aflicciones la invocaban, por lo que fácilmente fue creída dicha Doña Ana, cuando vino a dar parte del suceso a los superiores eclesiásticos y seculares.

Conferenciaron entre sí el caso el Ilmo. Sr. Obispo, que lo era de esta diócesis D. Fr. Cristóbal de la Mancha Velazco, y el Gobernador, que lo era de esta Provincia el Sr. Andrés de Robles, y resolvieron sería conveniente que ambos fuesen a cerciorarse mejor de este portento, y a trasladar la Santa Imagen a la hacienda de dicha Doña Ana Matos, en donde los vecinos de Buenos Aires pudiesen hacer con menos incomodidad sus romerías. A los señores Obispo y Gobernador siguieron varios personajes de ambos Cabildos, con un sinnúmero de gente, dirigiendo todos su camino a la estancia de Oramas.

Bien informados sobre la verdad del suceso, levantaron en andas la milagrosa Imagen, y formando una devota procesión en que todos iban a pie y muchos enteramente descalzos, se encaminaron a la casa de dicha doña Ana. Como el trecho era largo no fue posible llegasen ese día; por la que entrando la noche todos hicieron estación en la Guardia antigua que estaba en tierra de don Pedro Rodríguez Flores. Al salir el sol se prosiguió la procesión con soldados de guardia hasta llegar a la casa de la expresada doña Ana. Aquí se erigió en un aposento un altar en que se colocó la Santa Imagen, y el Ilmo. dio facultad para que en él se celebrase misa. Por espacio de tres días consecutivos se cantaron misas solemnes, haciendo las gentes demostraciones de regocijo.
Se edifica una nueva Capilla.

Algún tiempo estuvo la imagen de la Virgen colocada en un aposento que servía de oratorio en la casa y vivienda de dicha doña Ana; pero después, tratando de formarle una capilla para su mayor culto y decencia, donó y señaló a la Virgen una cuadra de tierra perteneciente al territorio de su misma estancia, distante cuatro cuadras de su misma vivienda, y mandó que edificada la capilla, en ningún tiempo se mudase dicha imagen en otro paraje; y asimismo para la conservación de las limosnas de ganado, que los devotos ofrecían a la divina Señora, donó y señaló en la misma estancia, río abajo de la otra banda, un cuarto de legua.

Por los años 1677 se empezó en dicho paraje la obra de la nueva capilla, cuyos cimientos abrió un religioso carmelita portugués llamado Fr. Gabriel. Corrió la obra, con alguna lentitud, hasta que Dios quiso adelantarla con el siguiente milagro. Por los años de 1684 sucedió que don Pedro Montalvo, clérigo presbítero en Buenos Aires, enfermó gravemente de unos ahogos asmáticos que en poco tiempo lo redujeron a tísico confirmado, resolvióse venir a visitar a Nuestra Señora de Luján con ánimo de vivir o morir en su compañía. Unas leguas antes de llegar a la vivienda de doña Ana, le apretó de tal manera el accidente que lo tuvieron por muerto los compañeros. Lleváronlo como pudieron, y el negro Manuel, viéndolo en aquel desmayo, le ungió el pecho con el sebo de la lámpara y con esto volvió en su acuerdo. Luego después le dijo que tuviese y creyese que había de sanar perfectamente de su enfermedad, porque su ama (así llamaba a la Virgen) le quería para su primer capellán; y que así debía de suceder.

Luego echó mano de algunos de aquellos cardillos y abrojos que solía guardar cuando los despegaba del vestuario de la imagen, según dejamos dicho, mezclados con un poco de tierra del barro que sacudía de sus fimbrias, y pidió a cierta señora, llamada doña María Díaz, le hiciera de todo ello un cocimiento. Diósele a beber al enfermo en nombre de la Santísima Virgen, y con sólo este remedio, quedó libre de sus ahogos y enteramente sano.

El Padre Montalvo, agradecido al beneficio de su milagrosa salud, promovió con esfuerzo la devoción a la santa imagen, celebrando anualmente y con toda solemnidad la fiesta de la Inmaculada Concepción, el día 8 de Diciembre; y con los repetidos elogios que se experimentaban, tomó la devoción a la Virgen de Luján tanto vuelo, que no sólo los vecinos de Buenos Aires, sino también los de las provincias muy remotas, venían en romería a buscar en este Santuario el remedio de sus males….”

Textos tomados de la “Novena a Nuestra Señora de Luján”
del R. P. Jorge María Salvaire….

Nota relacionada (una película argentina)

https://pasodelrey.wordpress.com/2014/03/22/completa-y-argentina-ahi-tienes-a-tu-madre-pelicula-sobre-el-milagro-de-la-virgen-en-lujan-55-mi/

Anuncios